Porlamar
7 de agosto de 2020





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Cárteles roban millones de dólares por petróleo en México
Pemex calcula que ha perdido unos 7,5 millones de barriles por un valor de 1.150 millones de dólares.
AP

Foto: AP

Tuberías son un blanco fácil para robarse el petróleo y colocarlo en cisternas. / Foto: AP

26 Sep, 2014 | México reformó su industria nacional petrolera y superó así 75 años de orgullo patriótico para permitir la inversión privada y extranjera. Pero en momentos en que se prepara para explotar yacimientos de gas en la costa del Golfo de México hay otro reto en el camino: controlar a los violentos carteles de la droga que roban miles de millones de dólares en petróleo de los oleoductos.

Cifras publicadas la semana pasada por Petróleos Mexicanos (Pemex) muestran que los carteles son cada vez más eficientes y sofisticados. En lo que va de este año, ladrones en todo México han perforado 2.481 tomas ilegales en oleoductos de la petrolera estatal, un tercio más que en el mismo período de 2013.

Más de una quinta parte de las extracciones ilegales se perforaron en Tamaulipas, estado vecino de Texas y que es clave para los proyectos futuros del sector en México. La zona tiene los mayores yacimientos de gas de esquisto, que se extrae rompiendo capas de rocas, un procedimiento conocido como "fracking".

Se cree que México tiene la sexta reserva mundial de gas de esquisto, lo que equivale a 60.000 millones de barriles de crudo. Eso es más de dos veces la cantidad de petróleo que el país ha producido utilizando los medios convencionales en los últimos cien años.

La reforma energética aprobada en diciembre de 2013 hizo menos estrictas las políticas proteccionistas mexicanas, lo que abrió el camino para que Pemex busque inversionistas y compañías extranjeras expertas en la explotación de ese tesoro. El país espera atraer entre 10.000 millones y 15.000 millones de dólares en inversiones privadas cada año.

Dos carteles rivales, los Zetas y el cartel del Golfo, han usado a Tamaulipas desde hace mucho tiempo para transportar drogas y migrantes a Estados Unidos, y en años recientes han diversificado su portafolio delictivo con el robo de gas, petróleo crudo y combustible, que venden a refinerías en Texas o a gasolineras al otro lado de la frontera.

Dos veces al día, al menos, los carteles perforan algunas de las cientos de tuberías que cruzan al estado. Los hombres cavan rápidamente hasta un par de metros de profundidad para dejar la tubería al descubierto, perforarla y extraer crudo o combustible para transferirlo a un camión cisterna robado, dijo el coronel del ejército Juan Carlos Guzmán, cuyos soldados han hecho redadas en varios lugares donde han hecho las tomas ilegales.

El conocimiento necesario para perforar las tuberías presurizadas lleva a las autoridades a sospechar que los cárteles han penetrado Pemex o han conseguido la asistencia de empleados de la compañía.

Las sospechas quedaron reforzadas hace unos días cuando investigadores detuvieron a un líder del cartel del Golfo, a quien le hallaron una identificación falsa de Pemex con su foto y un nombre falso.

Pemex ha instalado válvulas automáticas para controlar las tuberías desde una sala remota en Ciudad de México. Tal control le permitiría no sólo contener las fugas causadas por las tuberías perforadas sino también evitar enviar empleados a zonas despobladas y peligrosas para cerrar manualmente las válvulas.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES