Porlamar
15 de noviembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Un SOS por La Asunción
Unámonos, nuestra gloriosa ciudad, nuestra Asunción de siempre nos necesita. Retribuyámosle lo tanto que ella nos ha dado. Por ahora está bueno, hasta el próximo Zaperoco.
José Ramón Rodríguez Suniaga

10 Ene, 2014 | Nos comentaba Doña Elodia que el iniciar de un nuevo año, además de servir para brindarle un feliz año al prójimo, constituye un ambiente ideal para reflexionar sobre las situaciones o hechos resaltantes, a los cuales debemos prestarles atención.

En esta oportunidad nos ocupa la ola delictiva desatada en la ciudad de La Asunción, entendiendo esta, como el municipio Arismendi en general. La otrora ciudad del silencio, como la llamara el poeta, hoy vive alborotada por las detonaciones de las armas de fuego y los ruidos de los vehículos en fuga. La conocida población, donde hasta los mangos eran bachilleres, actualmente asfixiada por las bandas desertoras de las aulas de clases.

La bautizada comunidad del arte, la cultura, las letras, el deporte y tantas otras actividades sublimes y enriquecedoras del alma, hoy guarida de bandas, refugio de desertores, oasis para los invasores. En fin, La Asunción, ayer epicentro de las noticias más relevantes del acontecer socioeducativo, deportivo-cultural y político del estado Nueva Esparta y hasta del país, hoy foco principal del suceso delictivo y la prensa amarillista.

Esta cruda realidad nos debe y tiene que ocupar a los asuntinos auténticos. Nosotros, los que a diario vivimos el problema, debemos y tenemos que conformar una nueva Montaña de la Gloria, que nos sirva de muralla para contener tanta miseria humana, derrotar la ignominia y devolverle a nuestra Ciudad su anhelada paz, tranquilidad… silencio, en sí, su dignidad.

La asuntinidad honesta, trabajadora y estudiosa, la cual es, hasta ahora, sin lugar a dudas, la gran mayoría, no puede seguir permitiendo el acorralamiento al que la viene sometiendo una minoría irregular, desadaptada y delincuente.

De manera pues, que en esta hora difícil para nuestra ciudad, nos declaramos convocados y comprometidos y convocamos y pedimos compromiso a todos en general. Nadie debe quedar por fuera, todos somos importantes y debemos aportar nuestra voluntad, decisión, capacidad, valentía, recursos y sobre todo, amor por nuestra Asunción. Es necesario, impostergable y obligatorio la convergencia en un solo núcleo de: Gobierno nacional y regional, Gobierno municipal, autoridades policiales, planteles educativos, centros culturales y deportivos, consejos comunales, Iglesia, oficinas ministeriales, comerciantes y sobre todo, ese calificado recurso humano y profesional de profunda savia asuntina que representa la reserva moral y ética de nuestro pueblo.

Unámonos, nuestra gloriosa ciudad, nuestra Asunción de siempre nos necesita. Retribuyámosle lo tanto que ella nos ha dado. Por ahora está bueno, hasta el próximo Zaperoco.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES